Vinos ecológicos, orgánicos, biodinámicos, naturales… A lo largo de algunos artículos, vamos a introducirnos en las diferencias y similitudes entre estos conceptos, cuyo principal objetivo es el de establecer prácticas productivas que cuiden y respeten el entorno natural y al consumidor del vino.

¿Qué es un vino biodinámico?

Para la realización de este tipo de vino, se ultiliza un modo de producción que concibe todos los elementos involucrados dentro del proceso de cultivo y cosecha de la uva (finca/viñedo/medio ambiente) como un todo holístico que debe ser preservado en primer lugar. Para ello, se evita la utilización de agroquímicos aplicándose, en cambio, un tipo de fertilización orgánico-biodinámico.

Orígenes de la biodinámica

Rudolf Steiner, padre de la biodinámica, fue el creador de esta filosofía que estipula la convivencia armónica y equilibrada entre ser humano y naturaleza, como parte de un complejo sistema de preservación de la diversidad biológica. Para ello, Steiner propone las bases de la agricultura biodinámica, basándose en la utilización de compuestos biodinámicos hechos a partir de preparados vegetales y minerales, fundamentalmente los llamados preparado 500 y preparado 501, en conjunto con la utilización del calendario lunar y astronómico. Este cronograma biodinámico regula cuales son los mejores días para cada uno de los trabajos del cultivo.

Preparados biodinámicos

Preparado 500: durante el otoño se entierra un cuerno de vaca relleno con estiércol a 40 cm de la superficie.

Preparado 501: para prevenir enfermedades causadas por hongos en la vid, durante la primavera se entierra un cuerno de vaca relleno de cuarzo, y se desentierra en otoño.

Además, se cultivan diferentes plantas sanadoras para tratar las posibles enfermedades del viñedo, reemplazando para ese objetivo a los productos industriales: valeriana, ortiga, diente de león o manzanilla.

Otra base de la biodinámica es la utilización de levaduras indígenas de la uva para realizar la fermentación, en reemplazo de las que se utilizan en el proceso industrial.

Certificación Biodinámica

El ente que certifica que un vino sea efectivamente biodinámico se llama Demeter: ellos realizan visitas periódicas a las fincas para determinar el cumplimiento de todos los requerimientos que hacen que el producto final pueda ser considerado (o no) vino biodinámico.

Los estándares de Demeter regulan el trabajo en la finca así como el proceso en bodega.

 

Chakana y la biodinámica

El motivo por el que buscamos adaptar nuestros procesos de producción a la biodinámica es el de garantizar la auto-sustentabilidad de las prácticas de cultivo para conformar una individualidad agrícola que fortalezca nuestras aptitudes como productores y los lazos con el entorno natural y social.

A través de la biodinámica, logramos que los vinos argentinos destaquen su sabor, calidad y personalidad irrepetibles: una viticultura con una historia de más de 500 años está finalmente reencontrándose con su potencial moderno a través de la expresión de su varietal icónico, el malbec, en nuevos y antiguos terruños: Luján de Cuyo, Paraje Altamira y Gualtallary.

El sistema está colapsando; pero en las nuevas generaciones una semilla de cambio parece estar germinando: Libertad de elección y una aproximación más consciente a la alimentación y al placer no parecen ya tan inalcanzables.

Te invitamos a conocer más sobre la biodinámica a través de los vinos de nuestra línea Nuna, que posee certificación orgánica y biodinámica.