La sociedad de consumo ha transformado cada gesto en una estratagema (un simulacro, como diria Baudrilliard) para acumular dinero y crear diferenciaciones de clase, vaciando de verdadero contenido todos los ambitos de la realidad. Todo lo que consumimos se vende a traves de una historia destinada a ocultar los medios de produccion y las intenciones de quien produce (“entendamos menos”, propone con un cinismo sorprendente una publicidad televisiva de la mayor empresa industrial de vinos de Argentina), con el objetivo de sostener una demanda homogenea de productos industrializables fabricados a gran escala, en lo que pareceria ser el fin ultimo de una sociedad alienada y delirante.

 En el mundo del vino, la fabulacion y el engaño caen como anillo al dedo a una bebida que remite necesariamente a valores humanos como la amistad, el amor y lo buenos momentos. A traves del uso equivoco de palabras claves, signos de naturalidad o de lujo, la industria construye el gusto a traves de autoconsagrados expertos que dictan lo que debe ser consumido. La verdadera cultura del vino, una tradicion milenaria que ha explorado cada clima, cada suelo y cada practica en la busqueda desinteresada de saber sobre el sabor, ha sido olvidada.

 En nuestro modesto rol de productores pequeños, en Chakana sentimos que nuestra mision es poner en evidencia los mecanismos que destruyen al vino y proponer un ejercicio transparente de agricultura libre y consciente, y de conexión directa con el consumidor.

 Como parte de este esfuerzo hemos decidido auspiciar la traduccion y publicacion del ultimo libro de Jonathan Nossiter en la Argentina, Insurreccion Cultural.

 Jonathan, periodista, escritor, cineasta, sommelier tiene una relacion muy cercana con el vino, una bebida que ama y promueve incesantemente y de manera completamente independiente. Luego de Mondovino, donde nos hizo reflexionar sobre la “industria” del vino en el cambio de siglo y sorprendio a todos con una descripcion mordaz e ironica sobre el juego de intereses y falsedades detrás del “vino de lujo”, remata su trabajo 10 años despues con un homenaje al movimiento del vino natural, como depositario de la verdadera “Gran” tradicion del vino y como ejemplo de un cambio cultural siempre posible y dependiente solo del deseo del consumidor.

 En Chakana pensamos que esta puede ser una contribucion a la revitalizacion de una cultura del vino argentino.