El uso del calendario biodinámico

La agricultura biodinámica gracias a su enfoque holístico, asegura prácticas de cultivo auto-sustentables con el objetivo de conformar una individualidad agrícola, que fortalezca las aptitudes del productor, sus relaciones con el entorno natural y social.

Esta forma de agricultura regenerativa entiende a cada finca como un organismo vivo que se auto sustenta y, gracias a prácticas orgánicas, devuelve la vitalidad al suelo mejorando el bienestar de las plantas, animales y humanos que la habitan.

 

El calendario biodinámico es el legado del trabajo de la agricultora alemana Maria Thun quien desde 1952 investigó el vínculo entre los ritmos cósmicos y el crecimiento vegetal en la Tierra. De sus metódicos ensayos nació el primer calendario biodinámico en 1961 y continuó publicándose todos los años hasta el día de hoy.

 

Las grandes civilizaciones antiguas fueron quienes desarrollaron la mayoría de las plantas comestibles que en la actualidad se cultivan: cereales, hortalizas, frutales, etc. En estas civilizaciones, el desarrollo de su elevada agricultura, fue acompañado con un extraordinario conocimiento de la astronomía. De esta forma lograron relacionar cómo los acontecimientos celestes a lo largo del año podían influenciar en las tierras de cultivo.

 

De allí surgieron los calendarios Agrícolas–Astronómicos que determinaban las diferentes tareas culturales que los agricultores debían realizar según los ritmos del sol, la luna, los planetas y sus posiciones frente a las constelaciones de las estrellas zodiacales. Con el avance de las ciencias en el ámbito agrícola y la irrupción de una mirada puramente materialista-mecanicista, trasladada desde el ámbito Industrial, fue transformándose la agricultura “antigua” viva, hacia una agricultura “moderna” muerta.

 

En biodinámica también se considera importante la constelación en la que se encuentra la luna ya que determina en qué partes de la planta se concentra la energía. Por ejemplo:

 

  • Constelación tierra: momento de las raíces y la corteza, favoreciendo las hortalizas de crecimiento subterráneo.

 

  • Constelación de aire: la energía favorece las flores y las hortalizas de flor.

 

  • Constelación agua: toman protagonismo las hojas bajo su influencia.

 

  • Constelación fuego: frutos y semillas se ven favorecidos.

 

Así el calendario e biodinámico y lunar es otra herramienta para organizar y potenciar las tareas agrícolas sabiendo que debe ser utilizado como una ayuda extra y no como un condicionante que nos impida realizarlas.

 

En Chakana promovemos su utilización en conjunto con los preparados biodinámicos ya que esto fomenta la salud y fertilidad de los organismos agrícolas.

 

Nuestros vinos biodinámicos son el resultado de un proceso que contempla el medio ambiente, la salud del consumidor y la producción de vinos de terroir más honestos y auténticos, evitando la manipulación del mosto